Nerve o la responsabilidad compartida – Reseña

Primera pregunta del millón: ¿Qué los medios compartan contenido insulso, vano, no constructivo es culpa de quienes lo producen o de quienes lo consumen? ¿Los medios producen lo que se quiere consumir, o consumimos lo que nos dan?

Segunda pregunta del millón: ¿Si en internet se incita a cometer un delito, es culpa del que abre la plataforma o de quienes piden que se ejecute?

Han sido múltiples obras, no solo cinematográfica, las que han abordado estas cuestiones, algunas con más éxito que otras, aunque con la misma resolución: esta es una cuestión de huevo o gallina. Es decir, nos estamos persiguiendo la cola.

Nerve, hace lo propio. Esta vez no desde un sitio en internet donde cada visitante suma para cometer el homicidio ejecutado en directo, como pasa en “Untraceable” (Rastro Oculto, 2008), sino llevándolo a la moda de la realidad aumentada donde el juego es el aquí y el ahora.

Decidí ver la película por el tema, porque estaba calificada sobre 7.0 en IMDB y porque alguien en Facebook dijo que era buena. Y resultó una sorpresa. No solo porque me mantuvo en tensión la hora y media que dura, sino porque me mantuvo hablando del tema tratado por mucho tiempo después de salir de la sala de cine.

—Ojo spoiler—

La película se basa en la novela del mismo nombre publicada en el 2012 y parte de un supuesto muy simple, es un juego en línea, clandestino, donde se puede ser jugador u observador. Es decir, o te sometes a los retos impuestos por el público, para ganar dinero y llegar a la final (definida por popularidad) y quedarte con todo. Bueno en la teoría se ve bastante inofensivo, pero, todo se complica cuando los retos pasan a ser suicidas y homicidas.

Los observadores crecen de acuerdo a la ‘calidad’ de los retos y al nivel de los jugadores. Claramente, una historia de ‘amor’ forzada entre Vee (diminutivo de Venus –quién se llama Venus de por dios-) e Ian, otro jugador. Ella ingresa retada por su amiga Sydney (la típica zorra popular del colegio que no tiene filtro ni pudor) y resulta ser todo un éxito del show. Una niña toda penosa y solapada, comienza a jugar como toda una diosa del juego. Perfecto. Hasta que todo se pone peligros y decide delatar. ERROR!!!! Ya no les cuento más porque para qué.

— Se acaba el spoiler—

Todo este preludio para decirles que si bien es un tema reiterado, vale la pena verla. Tiene una buena teoría bien ejecutada, bien actuada, bien editada y bien musicalizada. Es decir, vale totalmente la pena verla, y vernos reflejados como sociedad en un mundo donde detrás de la pantalla y armados de teclados podemos ser capaces de ordenar un asesinato, mandar una amenaza, o de linchar a cualquiera que no piense como nosotros, o sencillamente acabar la honra de alguien por diversión.

Cami –mi novio y eterno compañero de cine- dice que la película es interesante todo el tiempo, sobre todo cuando muestran “el poder de las masas
y lo bobas que se vuelven las personas cuando están juntas,
capaces de matar al que sea por seguir de incógnito”.

Entonces ya van viendo de qué va la película. Y creo que vale la pena verla, por el debate. Y es que estamos en un momento donde vale la pena que nos detengamos y reflexionemos sobre cómo nos portamos en las redes, cómo nos portamos en medio de los debates, a quienes seguimos y cómo los seguimos. Porque seguramente no queremos ser los bobos útiles de nadie.

nerve2

¿Qué me sorprendió?

Emma Roberts, solo sabía de ella en Scream Queens, y la verdad por lo que veía en la publicidad de la serie, me parecía bobísima, pero hace un buen papel, y de verdad es muy linda. Uff y el vestido verde.

También el tema hacker tocado por los laditos, pero de buena manera.

¿Qué no me gustó?

Algo que creo es un error de continuidad: ¿Si Sydney tiró desde un piso alto su celular mientras cumplía un reto de Nerve, y se ve cómo este se revienta contra el piso, de dónde sacó el número para hacer una llamada más adelante en la historia que será definitiva para la solución del problema? Puede no ser tan relevante, de pronto su amigo hacker la ayudó a entrar al iCloud y sacar el teléfono. Quién sabe…

¿Qué más me gustó?

Que es divertida. Tiene buen sentido del humor, del amor y de la adolescencia. Retrata bien lo que quiere mostrar.

¡Deja tu comentario!

Comentarios

Naty Marenco on Twitter
Naty Marenco
Comunicadora social y periodista, con especialización en mercadeo político y maestría en gobierno y políticas públicas. Aunque toda su vida la ha dedicado al sector público, escribe historias de amor y desamor, para evitar el tedio. También conocida como @state_0f_mind

Written by: Naty Marenco

Comunicadora social y periodista, con especialización en mercadeo político y maestría en gobierno y políticas públicas. Aunque toda su vida la ha dedicado al sector público, escribe historias de amor y desamor, para evitar el tedio. También conocida como @state_0f_mind

No comments yet.

Leave Your Reply